Sepa en qué situaciones la esposa (o el esposo) tiene derecho a los bienes o herencia dejados por su cónyuge fallecido(a).

Cuando la persona fallecida ha dejado un testamento y en él ha instituido a su cónyuge como heredera de parte o de todos sus bienes, entonces sí, la cónyuge sobreviviente puede ser su heredera(o).

En el otro caso, esto es cuando no hay testamento, el cónyuge (esposo o esposa) sobreviviente, también puede ser heredero de su cónyuge fallecido, pero siempre y cuando la persona fallecida no haya tenido hijos, pues de haberlos tenido, son ellos, los hijos, los únicos con derecho a heredar, impidiendo o excluyendo a toda otra persona.

Ahora bien, el derecho de herencia de los hijos no limita o impide la llamada “porción conyugal”, a la cual el cónyuge sobreviviente siempre tiene derecho.

Esto significa que el cónyuge sobreviviente puede exigir que se le asigne la cuarta parte de los bienes de la persona difunta, cuando los recursos o bienes que dispone el cónyuge sobreviviente no son suficientes para que pueda llevar una vida digna.

Se ha de tener en cuenta que si el cónyuge sobreviviente sí tiene bienes, pero de un valor inferior a la porción conyugal, entonces sólo podrá reclamar la diferencia hasta alcanzar dicho valor.